Nos tiramo en canopy en la Ceja

Decidimos levantarnos temprano rumbo a La Ceja, municipio del Oriente antioqueño para vivir una nueva aventura. El plan era perfecto para ir en la moto.

 

La Ceja

La Ceja está entre montañas, en su parque principal sobresale la Basílica Menor de Nuestra Señora del Carmen y una gran variedad de establecimientos comerciales, como restaurantes, cafeterías y locales de ventas de artículos religiosos.

Un plan infaltable es sentarse en las bancas del parque a contemplar la fuente de agua adornada por ángeles. Las palomas van y vienen de los tejados al centro del parque cada vez que llegan los niños o los ancianos a esparcir maíz para que se alimenten, una imagen sobrecogedora muy característica de los parques de los municipios antioqueños.

Otro detalle del parque es una pequeña caseta de madera, con barandas alrededor, a donde la gente llega a observar los alrededores o a tomarse fotos, como lo hicimos nosotros.

En La Ceja es delicioso el café y lo ofrecen en diversas variedades para tomarlo, incluso elaboran cerveza artesanal con este producto. Nada más rico que sentarse a compartir un café frío o caliente.

 

Un vuelo de 1350 metros en dos tramos

Los Saltos Ecoparque, un lugar ubicado a 12 kilómetros del municipio de La Ceja por carretera destapada. Durante el camino se aprecian cultivos de flores, marraneras, fincas y montañas reverdecidas. Se debe llevar chaqueta porque hace frío.

El atractivo principal de Los Saltos Ecoparque es la vista. Desde un mirador construido en madera se puede observar mirando hacia abajo, el Salto del Buey, una cascada de aproximadamente 80 metros de altura y también pequeños ríos. El plan es volar en cable con una polea desde ese mirador a otro que se observa justo en la montaña del frente, perteneciente ya al municipio de Abejorral. La emoción se apodera de nosotros. Se debe descender un poco hasta un lugar donde el ecoparque tiene instalado el punto de partida, con cascos y arnés, implementos de seguridad indispensables para poder lanzarse.

Video del vuelo por el cable sobre el Santo del Buey

 

El cable tiene 330 metros de altura siendo el más alto de Colombia y la distancia recorrida por canopy es de 1350 metros en dos tramos. Las personas pueden lanzarse solas o con un guía. La vista desde el cable es inigualable. Se observa el Salto del Buey y otras pequeñas cascadas. A la llegada te esperan para ayudarte a desengancharte y hay un mirador con una pequeña tienda, hamacas, un muro de escaladas y sillas rústicas para pasar la tarde. Los Saltos Ecoparque es encantador, es un paraíso donde se respira tranquilidad y hasta te haces amigo de los perros que salen a saludarte.

  

 

Tejo, el plan nocturno

En La Ceja se puede caminar, bien sea por sus montañas o por las calles de su cabecera principal. En la noche se puede disfrutar de la zona rosa donde hay discotecas y bares, o también ir a jugar tejo. Eso hicimos nosotros. A ritmo de música guasca, jugamos a nuestra manera y por primera vez, este deporte o juego, inventado por el cacique Turmequé en Boyacá Colombia. Al coliseo de tejo de La Ceja, van sobretodo hombres a tomar cerveza y comer los chorizos de cerdo que preparan en el caspete. La única condición para que te dejen entrar a jugar es consumir algo en la pequeña tienda.

Video de ella jugando tejo en La Ceja

 

La idea es lanzar el tejo desde una distancia considerable hacia una papeleta y lograr estallarla. Después de casi dos horas de intentarlo, no pudimos estallar la papeleta. El plan nos encantó y la verdad nos reímos mucho.

 

El hotel

En La Ceja nos hospedamos en El Hotel del Parque, un lugar con un encanto especial, con una fachada tradicional de madera y adornado con flores coloridas. Para llegar se debe subir unas escalas y justo ahí se encuentra la recepción donde hay un sofá antiguo con vista al parque. Las habitaciones son muy agradables y de la nuestra nos encantó el detalle de las lámparas y los cuadros con mensajes positivos. Los empleados son muy amables y sin duda pudimos tener un confortable descanso.

 

El desayuno tradicional

Después de un día con tantas actividades, logramos dormir delicioso. Al otro día nos despertamos temprano y con deseos de ir a desayunar al parque. En una de las cafeterías tradicionales pedimos huevos revueltos con aliños, arepa con quesito y buñuelo.

Para terminar de recargar baterías y emprender nuestro camino de regreso nos tomamos un tinto, un sabor que nos recuerda siempre las montañas de Antioquia y todos los caminos que nos falta por recorrer.

 

El mapa

 

El equipo fotográfico

Para estas aventuras trato de llevar todas mis cámaras.  Y muchas veces aprovecho y tomo fotos con mi celular.

www.viajandoconella.com

Experiencias de Viajes outdoor y street photography con Juan Fernando Cano
Facebook: Viajando Con Ella
Instagram: @viajandocon_ella 
VCE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *